Discapacitados

Una de los principales focos de atención de Kike y S.A.U.C.E. son las personas discapacitadas, las más vulnerables de entre los necesitados. A las dificultades normales de la gente pobre y sencilla, se le añade la barrera de la discapacidad, que acarrea graves limitaciones físicas y morales, además de mayores cargas para una familia. En el “Centro Arrupe” Kike acoge a 50 niños discapacitados, garantizándoles una educación y una vida hogareña. A su vez, el Centro desarrolla proyectos de campo que ofrecen ayuda a alrededor de 600 familias de las zonas rurales que cuentan con miembros con discapacidad.