Centro de formación y producción textil “La Paloma”

·

Descripción del proyecto

Este centro de producción textil se inició como colaboración entre la Prefectura Apostólica de Battambang y Vicente Laborda, fundador y presidente de IberAsia. Impulsado por S.A.U.C.E, lo que hoy es una planta de producción textil comenzó como un pequeño taller de formación y producción de punto textil para personas con discapacidad o en situaciones socioeconómicas vulnerables, situado dentro de las instalaciones del centro de acogida para niños con discapacidad de La Paloma. Dicho taller se organizó para que, durante la construcción de la planta, se empezasen a formar los que posteriormente pasarían a convertirse en el núcleo de empleados con experiencia destinados a entrenar a los que más adelante se irían incorporando. Gracias a IberAsia se comenzó en Phnom Penh la formación de estos líderes del centro de formación.

Perspectivas de futuro

En Noviembre de 2014 finalmente se inauguró la planta de producción. La construcción de dicha planta fue posible gracias al generoso apoyo de Manos Unidas. Las máquinas fueron donadas por Iberasia, que también aporta la experiencia acumulada durante tantos años en la industria textil. Una vez que la planta alcance su capacidad máxima, se emplearán más de 150 personas necesitadas, con el objetivo de que la mitad de ellas sean discapacitadas. La planta va creciendo poco a poco, empleando en la actualidad a unos 65 trabajadores, de los cuales aproximadamente un tercio tienen algún tipo de discapacidad.

Esta iniciativa, que ha resultado en un gran proyecto, permite a Kike Figaredo y sus diferentes actividades sociales disponer de puestos de trabajo para las personas que más lo necesitan, proporcionando ingresos estables a sus familias y luchando así contra el abandono escolar, alcoholismo y drogas, emigración ilegal a países vecinos (sobre todo Tailandia), y velando por una mayor inclusión social y laboral de personas con discapacidad. Con una industria textil en auge como la que está viviendo Camboya en este momento, este proyecto proporcionará la formación necesaria para que muchas personas dispongan de una salida laboral en distintas fábricas textiles por todo el país. Se estima que en un futuro cercano, este negocio social proporcionará suficientes beneficios como para mantener más de un proyecto de la Prefectura Apostólica de Battambang cada año.