Kike Figaredo

Monseñor Enrique («Kike») Figaredo, jesuita asturiano que ha dedicado cerca de 35 años de su vida al cuidado de los más necesitados. Kike comenzó su trabajo en 1985 en campos de refugiados cerca de la frontera entre Tailandia y Camboya, centrándose en el apoyo a personas con discapacidades.

En 1991 fundó Banteay Prieb (Casa de la Paloma), cerca de Phnom Penh: un centro de formación profesional para personas con discapacidad en el que actualmente estudian más de 200 estudiantes y donde se creó la famosa silla de ruedas «Mekong», produciendo y distribuyéndo más de 1.400 ejemplares de esta silla en todo el país.

«A pesar del sufrimiento, ves esas sonrisas que te traspasan»

Kike también trabajó estrechamente con la Campaña Internacional para Prohibir las Minas Terrestres (ICBL). Esta campaña impulsó la firma del tratado internacional de Ottawa en 1997 y recibió el Premio Nobel de la Paz en el mismo año.

En 2000, Kike fue nombrado Prefecto Apostólico de Battambang, posición que actualmente compagina con la presidencia de Caritas Camboya. Bajo su supervisión, la Prefectura ha desarrollado proyectos sociales y humanitarios de diferente naturaleza, incluido el apoyo a personas con discapacidades, educación, agricultura y medio ambiente, salud y desarrollo socioeconómico, que en la actualidad benefician a más de 80,000 personas.

«Habrá paz en el mundo cuando seamos capaces de desminar nuestros corazones»

Su dedicación a los demás le ha llevado a recibir varias nominaciones y premios, entre otros, el Premio Bandrés (2002), la Gran Cruz del Mérito Civil de la Solidaridad (2004), el Premio Casa Asia (2007) el Premio Fundación Emilio Barbón (2007), el Premio Vocento a los Valores Humanos (2008), el Premio Luis Noé Fernández (2011), el Premio Colmena de Oro a la Solidaridad (2014) o el Premio a la Solidaridad de la revista Fuera de Serie (2018).

Para apoyar a Kike en sus proyectos e iniciativas, nació  en 2001 la ONG SAUCE, que apoya de manera incansable los proyectos de la Prefectura en el norte de Camboya. La misión de SAUCE es trabajar unidos para brindar oportunidades con la esperanza de que los camboyanos tengan un futuro mejor, con especial atención a las personas con discapacidad, las personas en situación vulnerable o de extrema pobreza y por supuesto, los niños y jóvenes – creemos fundamental apostar e invertir en los jóvenes de un país en reconstrucción. 

¿Dónde destinamos tu dinero?

Consulta nuestras cuentas anuales.
Menú