Camboya más cerca

El blog de Sauce ONG

Hoeurn Hoeurth: supervivencia y superación.

Hoeurn Hoeurth es un profesor que imparte clase a niños de primero, segundo y tercero de primaria en la escuela del pequeño pueblo de Olaok, situado al sur de la Provincia de Battambang. Aunque lleva muchos años enseñando a los niños del pueblo, no fue hasta el año 2015 cuando se construyó una humilde escuela para poder enseñar a los aproximadamente 60 niños que vivían en el mismo. Esto fue posible gracias a la ayuda de la comunidad, que consiguió reunir un pequeño dinero para destinarlo a aquel propósito. En la actualidad, el pueblo cuenta con un nuevo colegio mucho más apto y seguro para los niños que fue construido por el equipo de Aubrum.

Hoeurth nació en 1967 en la Provincia Battambang y es el mayor de seis hermanos: dos hermanos y tres hermanas. Cuando era niño, vivía del campo, junto con su familia, en el pequeño pueblo de Olaok. Su sueño era ser fotógrafo y abrir una tienda de fotografía.

En 1975, tras la llegada de Pol Pot al poder, su familia fue trasladada por obligación del ejército de los Jemeres Rojos para trabajar en los campos de trabajo en Battambang. La familia fue separada, pues los campos de trabajo se organizaban por edades y sólo les dejaban reunirse de nuevo cada cierto tiempo. A él le tocó trabajar, junto con el siguiente de sus hermanos, en la construcción de vías de tierra para poder surtir a los arrozales del agua proveniente del río. Su ración de comida diaria se componía de un puñado de arroz con verduras variadas, porción que apenas servía para quitarle el hambre.

Hoeurth cuenta que, un día de 1979 en el que la familia se había reunido, una partida de Jemeres Rojos se llevaron a su padre sin dar explicación. A los pocos días de aquello, el padre consiguió volver con su familia tras escapar de los militares, contaba que querían matarle, pues en el pasado había sido miembro del ejercito del gobierno camboyano y, aunque la familia lo había estado ocultando, finalmente el ejercito de Pol Pot lo descubrió. Dos días más tarde, el ejercito volvió a llevárselo y finalmente le asesinaron. 

Tras este trágico suceso y la inestabilidad causada por la entrada del ejercito vietnamita en Camboya, quien supuestamente venía para salvar al país del genocidio de Pol Pot, la madre de Hoeurth decide que se trasladen todos los miembros de la familia a Tailandia, con el fin de buscar suerte en los Campos de Refugiados que había dispuestos cruzando la frontera.

De esta manera, con 12 años, Hoeurth y su familia escapan de los campos de trabajo para ir a pié hacia los Campos de Refugiados de Tailandia. El viaje les llevó entre uno y dos meses y, en el mismo, ocurrieron numerosos sucesos. Entre ellos, el nacimiento del último miembro de la familia, una niña que consiguió salir adelante a pesar de los peligros que acechaban y las condiciones tan infames en las que se encontraban. A pesar de todo, Hoeurth y su familia llegaron a Tailandia sanos y salvos.

Vivieron en dos Campos de Refugiados distintos durante aproximadamente 14 años, en Dong Reik y Side Two. Durante los primeros años, los niños se dedicaron a ir a la escuela mientras su madre realizaba las tareas de la casa y les cuidaba. Varios años después de llegar al Campo de Refugiados y tras destacar como estudiante, a la edad de 23 años Hoeurth decide enseñar a la gente más mayor a leer y a escribir, a cambio de una pequeña retribución. Esto, junto con el servicio de taxi que prestaba con su bicicleta los fines de semana y las horas que dedicaba a trabajar en una pequeña tienda de fotografía, conseguía darle un humilde dinero con el que ayudaba a su familia.

En 1992 se firma la paz y Hoeurth vuelve a vivir a Camboya. Durante sus últimos cuatro años en el Campo de Refugiados se había formado como profesor profesional a través de un Workshops creado por Naciones Unidas. Esto le dio la posibilidad de trabajar en UNTHC (United Nation Transitional Authority in Cambodia) en Battambang, durante los siguientes dos años ayudando a que todos los refugiados camboyanos pudieran volver a sus casas junto con sus familias. Esta experiencia acaba en 1994, momento en el que comienza a trabajar en un Templo Budista de la ciudad, donde imparte clases a los monjes del mismo. También, aprovechó para dedicarse a la fotografía en sus ratos libres, pues había sido su sueño desde niño.

A la edad de 28 años, en 1995, se casó con su actual mujer. Aunque fue un matrimonio por conveniencia, un acuerdo entre su familia y otra de su antiguo pueblo de Olaok, ambos viven felices y tienen tres hijos, una hija de 11 años y dos hijos de 18 y 23 años . Tras el matrimonio, decidieron volver a su pueblo natal de Olaok para comenzar una nueva vida.

En la actualidad, Hoeurth tiene 51 años y, aparte de enseñar en la escuela del pueblo, tiene una pequeña huerta donde cultiva distintos tipos de fruta y verdura dependiendo de la época del año. A pesar de que en un principio no quería recibir un salario por enseñar a los niños, puesto que es algo que le gusta hacer porque le hace feliz, finalmente aceptó tras la insistencia de la comunidad. Sus dos hijos menores viven y acuden a la escuela en el pueblo de Banan, cercano a la ciudad de Battambang, junto con su abuela, quien cumplirá este año 77 años y vive de su granja de naranjas. El hijo mayor acabó sus estudios en el High School (Bachillerato camboyano) y está en busca de trabajo, pues la familia no tiene dinero suficiente para costearle la universidad.

La historia de Hoeurth es un ejemplo de supervivencia y superación. A pesar de todo lo que vivió, es una persona que transmite bondad y altruismo. Su sueño es que los niños puedan seguir formándose y aprendiendo, y por ello está muy agradecido a Obrum y a la Fundación ACS por hacer posible el nuevo colegio de Olaok, que se terminó de construir en 2018.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *