La historia de esperanza y valentía de Sameth en España

Uno de los 5 niños que nos visitaron el pasado mes y nos acompañaron en la presentación de «Misión en Battambang» es Sameth, cuya historia os contamos en su día.

Nuestro equipo de Outreach supo de él a través de Facebook: estaba hospitalizado  tras un accidente de mina por el que perdió una mano y un ojo, y le quedaba un 10% de visión en el otro. Sameth llegó al Centro Arrupe en 2017 lleno de ganas de aprender. Proveniente de una familia de agricultores en una situación de mucha vulnerabilidad, no había podido ir al colegio y se había dedicado a cuidar ganado hasta su accidente. Su alegría y participación en todas las actividades del centro han sido enormes desde el primer momento. Sus gafas y su frontal han sido sus compañeros para disfrutar de la lectura y escritura.
Una vez llegó España, visitó el Instituto Fernández Vega. Allí decidieron operarle para que consiga recuperar visión hasta un 70% en el ojo por el que hoy apenas ve. Sus compañeros volvieron a Battambang y Sameth fue tan valiente como para quedarse aquí y ser operado, y todo ha ido muy bien. Los resultados se irán viendo poco a poco, y dependiendo de ellos el futuro de Sameth puede ser radicalmente distinto al que parecía ser.
Gracias a instituciones como el Instituto Fernández vega y a ayuda de personas como vosotros, seguimos trabajando por el apoyo y la inclusión de personas con discapacidad en Camboya, en donde no habrían tenido una oportunidad como esta. Sameth nos inspira: es uno de nuestros héroes.
Menu